Poema dedicado a la comunidad Santa Marta y los caídos en la Guinda y la masacre campesina del 17 y 18 de marzo de 1981

La comunidad Santa Marta, habiendo vivido en el pasado persecución política, destierro y crímenes de guerra cometidos por el ejército salvadoreño, producto del odio y la falda de garantías a los Derechos Humanos, condenamos enérgicamente el uso de las Fuerzas Armadas para fines políticos y llamamos a la cordura y al dialogo.

Por Edilberto Escobar / Abriendo Brecha

A tempranas horas del 19 de junio de 1980, batallones del destacamento militar número Dos de Sensuntepeque, caminaban rumbo a la comunidad Santa Marta “por Victoria y por El Guayabo, acompañados de altos dirigentes de la Guardia y también civiles que conocían muy bien a la gente de las comunidades, señalando a quienes debían matar”, recuerda Don Víctor Rivera uno de los sobrevivientes.

­