(Tomado del libro Donde anida el torogoz. Sistematización de la experiencia organizativa de Santa Marta)

La primera visión de Santa Marta que apareció ante los ojos de su gente fue sencillamente desoladora. Allí no había quedado nada: ni una vivienda en pie. Apenas las paredes de lo que otrora había sido la escuela, recordaban que un día había existido vida. Acostumbrados a años de penurias, los repobladores hicieron acopio de todo su amor por esa tierra y acamparon a la intemperie, “como ganado en pasto”, como ellos acostumbran a decir. Carecían de todo, menos de coraje. Por eso, y con el mismo espíritu que los acompañó en los tiempos del exilio, armaron sus “ranchos negros”, hechos con plástico de ese color y sostenidos por varitas de madera y se dispusieron a reiniciar sus vidas.

Por Abriendo Brecha | Ramiro Laínez

Con mucha alegría y entusiasmo decenas de personas de la comunidad Santa Marta junto a personas de instituciones del gobierno, estudiantes de universidades, ongs nacionales e internacionales y público en general, se hicieron  presentes el pasado martes 16 de octubre a la pantalla grande del Cine Reforma en San Salvador, con el propósito de presenciar el documental denominado: 25 años de regreso a casa “vivir la historia es nuestra manera de hacer futuro”, que relata los niveles de organización y lucha vividos en la comunidad desde la década de los 80 hasta la actualidad.

Tomado del libro DONDE ANIDA EL TOROGOZ, sistematización de la experiencia organizativa de Santa Marta.

Fueron varias las circunstancias que motivaron el llamado “regreso a casa” que con tanta pasión celebran cada año santamarteñas y santamarteños, todas sustentadas por la voluntad soberana de los refugiados, su discernimiento político y capacidad de organización que dieron lugar a un hecho con pocos o ningún precedente en la historia: retornar al país de origen en plena guerra y en el caso particular de Santa Marta y otras comunidades salvadoreñas, no sólo eso, sino asentarse en el propio territorio que se habían visto forzados a abandonar a causa de la represión más cruda. Pero hubo antecedentes que favorecieron y maduraron la idea. Revisemos, pues, el contexto.

Por Abriendo Brecha

Con el objetivo de preservar la memoria histórica, celebrar los logros alcanzados y mediante la promoción del arte y la cultura contribuir a la convivencia comunitaria y al encuentro intergeneracional de hombres y mujeres, la comunidad Santa Marta se prepara para realizar el segundo festival “Regreso a Casa” este 10 de octubre en la cancha Monseñor Romero.

Por Marixela Ramos | Abriendo Brecha

La comunidad El Rodeo del cantón Santa Marta cuenta con 35 familias, “contar con un sistema de agua ha sido como sueño que hoy se convierte en una realidad”, aseguran sus habitantes. Después de 26 años que este caserío regresó del refugio de Mesa Grande en Honduras, el 22 de marzo de 1992, es hasta hoy que se hace realidad el gran sueño de tener un sistema de agua potable que garantice el derecho humano al agua de sus pobladores.

­